Propósitos financieros para Año Nuevo

Con el nuevo año, bajar de peso, dejar de fumar, encontrar pareja, viajar o aprender un nuevo idioma son algunos de los propósitos más comunes. Sin embargo, pocos piensan en sus finanzas personales al momento de crear sus propósitos de Año Nuevo. A continuación te sugerimos recomendaciones de los expertos para tener de verdad un feliz y próspero 2019:

1. Define tus metas financieras para el nuevo año

Ya sea que quieras comprar una casa, hacer un gran viaje, cambiar tu vehículo, iniciar tu propio negocio o hacer un posgrado, debes definir de forma clara cuáles son tus metas financieras para el 2019, teniendo en cuenta tus ingresos, tu capacidad de ahorro y tus prioridades.

2. Comparte tus metas financieras con tu familia

Bien sea con tu familia o con quien vivas, compartir tus propósitos financieros con ellos te ayudará a cumplirlos más fácilmente y fortalecerá el vínculo familiar. Tendrás mayor vigilancia y una presión saludable para persistir en tus propósitos.

3. Haz un presupuesto

En finanzas personales, la organización es clave para lograr el éxito. Calcula cuáles serán tus ingresos, al menos durante los primeros meses del año y cuáles serán previsiblemente tus gastos, tomando como base un promedio de tus gastos en meses pasados. Aquí encontrarás  una plantilla super completa para que puedas hacer tu presupuesto: PRESUPUESTO 2019 

4. Elabora un Plan de Ahorro

No dejes para el último el ahorro, debes convertirlo en un hábito y empezar a ahorrar desde el primer día de enero.

Para ello, debes definir, en primer lugar, el porcentaje de tus ingresos que destinarás al ahorro y deberás respetarlo mes a mes. Expertos recomiendan que destines al menos el 10% de tus ingresos al ahorro.

Si te cuesta trabajo ahorrar, establece una cantidad mensual realista, que sea fija y deposítala en una cuenta que esté lejos de tu alcance.

5. Invierte

Ahorrar es el primer paso, pero una vez consigues hacerlo, es igualmente importante que inviertas en algún instrumento financiero que te genere rendimientos, de forma que te ayude a cumplir tus metas financieras más rápidamente.

Existen una infinidad de opciones para invertir, desde instrumentos más seguros a más riesgosos, a corto, mediano y largo plazo. Deberás eligir aquellos que mejor se adapten a tus necesidades y a tus metas financieras, pero antes te recomiendo consultar con un profesional ( Asesor Financiero)

6. Crea un fondo de emergencia

Disponer de un fondo de emergencia es clave para mantener nuestras finanzas sanas.

El monto recomendado varía entre 3 y 6 meses de gastos fijos, para tener tiempo suficiente de enfrentar los problemas y encontrar un nuevo empleo, recuperarse de un accidente, etc.

Es importante que guardes este dinero en instrumentos que te permitan disponer de efectivo en el momento que lo necesites.

7. Comienza un fondo para el retiro (jubilación)

Si todavía eres joven, quizá ni siquiera te has planteado iniciar tu ahorro para tu jubilación, pero que es de vital importancia. Entre más temprano empieces a ahorrar para tu retiro, menor será el porcentaje de tus ingresos que deberás destinar a ese fin.

8. Utiliza el crédito de forma inteligente

Seguramente, hayas escuchado decir que deshacerte de tus tarjetas de crédito es lo mejor. Sin embargo, utilizarlas de manera correcta puede traerte muchos beneficios.

Además, disponer de tarjetas de crédito mejora tu historial y puntaje crediticio. Cuanto más tiempo las tengas, más agregarás a tu puntuación, lo que te permitirá acceder a nuevos créditos más baratos en el futuro.

La regla de oro en el crédito es no considerarlo una extensión de tus ingresos y que tus deudas no lo sobrepasen.

9. Sal de tus deudas

Lo primero que debes hacer es crear un inventario de todas tus deudas, incluyendo fechas de pago, monto que se debe, tasas de interés y mora, etc.

Tras ello puedes optar por una estas estrategias:

  • Bola de nieve: consiste en liquidar primero los créditos de menor balance. Al liquidar este crédito, el mismo monto que pagabas en éste lo destinas para pagar el segundo y continúas así hasta saldar todas tus deudas.
  • Avalancha: consiste en pagar primero los créditos con mayores tasas de interés, sin tomar en cuenta el balance. De esta forma, es posible que tardes más en liquidar tus deudas pero terminarás pagando menos intereses.

Si necesitas ayuda puedes consultar con tu Coach Financiero.

10. Aprende, edúcate.

Muchas personas creen que saber de presupuestos, instrumentos de inversión o métodos de ahorro es para financieros o administradores, pero lo cierto es que el primer paso para que tengas unas finanzas personales sanas, es que aprendas sobre estos temas tú mismo, para así poder definir las mejores estrategias y prácticas según tus necesidades y alcances.

En nuestra página disponemos de multitud de artículos,  y cursos en línea y presenciales, que te ayudarán a mejorar tu formación durante este nuevo año 2019.