IDEAS PARA SALIR DE UNA CRISIS

La pobreza endémica de muchos de nuestros pueblos es muestra fehaciente de que las épocas de vacas flacas persistirán hasta tanto no tomemos medidas que busquen erradicar sus causas en lugar de limitarse a tratar los síntomas. 

He aquí cuatro ideas que nos pueden ayudar a triunfar en épocas de vacas flacas y nos pueden mostrar nuevamente el camino hacia el éxito. 

  1. Debemos empezar por aceptar un 100% de la responsabilidad por nuestras circunstancias. Basta de buscar culpables de nuestros problemas. La responsabilidad por nuestro éxito reposa en nuestros hombros. Si desea cambiar su situación actual debe actuar y no esperar a que algo suceda en su entorno. Debemos dejar de esperar que alguien haga algo y ponernos a hacer algo nosotros mismos. Identifique tres actividades que pueda realizar en las próximas 48 horas que le permitan iniciar el cambio de su situación actual. Recuerde que las buenas intenciones no logran nada, sólo la acción produce resultados.
  2. Debemos aprender a fracasar. Si, leyó bien, debemos aprender a fracasar de manera más efectiva. En nuestro afán por aprender cómo triunfar hemos olvidado la importancia de aprender como responder al fracaso. Y lo cierto es que la persona promedio experimentará más fracasos y caídas en su vida que éxitos. El fracaso es un gran maestro; así que tiene mucho sentido aprender a responder de manera positiva al fracaso. Recuerde que el éxito es el resultado de tomar buenas decisiones; las buenas decisiones son el resultado de la experiencia y la experiencia es el resultado de tomar malas decisiones. Entonces, no le tema al fracaso.
  3. Debemos enfocar nuestra mente en las soluciones. El cerebro es incapaz de enfocarse en dos cosas a la vez. De manera que decidimos enfocarnos en los problemas; en virtud de dicha decisión habremos optado por no enfocarnos en las soluciones. Las crisis no se solucionan hablando de ellas, sino identificando sus causas y escogiendo la mejor solución que trate dichas causas, y no sólo los síntomas. Identifique la circunstancia más difícil que está enfrentando en este momento. Haga una lista de las causas que lo llevaron allí. Tenga cuidado de que no sean excusas o que esté depositando la culpa en causas externas a usted. Realice una segunda lista con las mejores soluciones a dicho problema. Escoja la mejor solución y comience inmediatamente a trabajar en ella. ¡Es así de sencillo!
  4. Debemos estar dispuestos a cambiar. Hay un proverbio oriental que dice: “Es absurdo continuar haciendo siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”.  No debemos confundir la persistencia con la estupidez. Debemos aprender de nuestras caídas, pero también debemos entender que para reencontrar el camino al éxito es posible que debamos desarrollar nuevos hábitos, hábitos de éxito. Empiece con la siguiente pregunta, ¿qué hábito, si lo lograra desarrollar, tendría un mayor impacto positivo en mi vida? Una vez que encuentre la respuesta, póngase en la tarea de adquirirlo.

Tomado de “90 Artículos del Dr. Camilo Cruz”