Finanzas Personales: ¿Cómo podemos lograr 
una vida mejor?

finanzas-personales-familia_casa_ahorro

El dinero es parte de nuestra vida, está en todo lo que hacemos; pero también es un bien escaso y tenemos que sudar todos los días y trabajar para conseguirlo.

Algunas personas me dicen que hay cosas mucho más importantes que el dinero. No podría estar más de acuerdo con ellos. Pero se olvidan de algo fundamental y es que el dinero jamás debe ser visto como un fin, sino como un medio.

Muchas cosas en la vida cuestan dinero. Algunas de ellas son esenciales para vivir, como por ejemplo la comida que ponemos a diario en nuestra mesa, o el techo bajo el cual hemos creado aquello que llamamos hogar.

El dinero, afortunada o desafortunadamente, es parte de nuestra vida diaria, está en todo lo que hacemos y lo que deseamos. Pero la realidad es que también es un bien escaso y tenemos que sudar todos los días y trabajar arduamente para conseguirlo. Por eso, lo mínimo que debemos hacer es cuidarlo, aprovecharlo y potenciarlo de la mejor manera posible. Para eso sirven las finanzas personales.

De hecho, las finanzas personales son tan importantes que muchas personas tienen enormes problemas de dinero simplemente por no contar con las herramientas para tomar mejores decisiones. En Latinoamérica, aunque se ha trabajado mucho para aumentarla, la falta de cultura financiera es grave. Frecuentemente me encuentro con personas que están endeudadas hasta el cuello o que están a punto de perder su casa por haber contratado el crédito hipotecario menos conveniente para ellos o porque lo adquirieron en las peores condiciones posibles.

Pero eso, tristemente, no es lo peor la falta de finanzas personales. Lo más grave es la ignorancia: gente que dice que ya no quiere su casa y quiere ver cómo “devolverla” al banco, sin importar la cantidad de dinero que ya pagó por ella. Son personas que no saben distinguir que una cosa es el activo que adquirieron (en este caso, la casa) y otra muy distinta el préstamo que obtuvieron para pagarla. Uno no devuelve una licuadora que ya no quiere después de haberla usado durante meses y, ciertamente, no se la devolvería al banco emisor de la tarjeta de crédito que usó para pagarla.

Hay que poner las cosas 
en perspectiva

Por otro lado, están las personas que tienen bastante dinero; sin embargo, uno las ve y a simple vista se nota que no son felices. Están estresadas y  curiosamente endeudadas, como todos los demás. ¿El problema es que el dinero no les alcanza? Lo niego rotundamente.

Son muy pocas las personas que logran conseguir esa felicidad, esa plenitud que de alguna manera todos buscamos. Muchas veces no es la falta de dinero, sino que éste los distrae y no logran enfocarse en sus metas y sueños, en lo que verdaderamente quieren lograr. Ni siquiera tienen claridad acerca de quiénes son y lo que realmente les importa o desean en la vida. Pierden de cierta manera la perspectiva.

Todos lo hemos visto. La abrumadora mayoría de los latinoamericanos se preocupa más por comprarse una nueva pantalla plana que en su ahorro para el retiro. Dicen que no pueden ahorrar para que sus hijos tengan acceso a una mejor educación, pero tienen sus tarjetas de crédito hasta el tope por cosas que no necesitan.

He conocido gente adicta a la moda, con una deuda de muchos miles de dólares por haberse comprado zapatos de marcas exclusivas, que han tenido que sacar a sus hijos de la escuela porque ya no pueden pagar. Se sienten sumamente culpables. Aun así, no saben qué hicieron mal al vivir un estilo de vida como el que tenían. No se dan cuenta de sus errores. Cuando uno trata de hablar con ellos, suelen enojarse, ponerse a la defensiva y escudarse con pretextos.

Encontrar lo que de verdad queremos en la vida

Frecuentemente hablo con personas que quieren saber cómo invertir mejor su dinero. Siempre les pregunto: ¿Cuál es el objetivo de tu inversión? ¿Qué quieres hacer con ese dinero? ¿En cuánto tiempo? Porque es muy distinto invertir para pagar la entrada de una casa dentro de dos años que hacerlo para el retiro, con un horizonte de inversión de más de 25 años. El portafolio de inversión ideal es radicalmente distinto para cada caso.

Casi siempre, las personas no tienen respuesta para mi pregunta. Ni siquiera han hecho planes: no saben cómo ni cuándo podrían ocupar ese dinero.

Entonces les invito a un proceso de planeación de finanzas personales, que tiene mucho que ver con un plan de vida. Hay que llevarlas , invariablemente, por un ejercicio para encontrar cuáles son sus verdaderos valores y comprender qué es lo que en verdad les importa. Suele ser un proceso revelador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *