El “ESTRÉS FINANCIERO” de los trabajadores: Cómo perjudica a tu empresa.

En estos tiempos resulta vital para los empresarios entender que la realidad financiera de sus empleados afecta en gran medida la productividad y estabilidad de la organización. Por aislado que parezca el hecho, encuestas realizadas recientemente sobre el bienestar económico de los trabajadores, revelaron que la economía personal es la principal causa de estrés en la actualidad.

De manera natural y casi cíclica, las personas pasamos por numerosas situaciones que pueden alterar nuestro equilibrio económico, los ejemplos más comunes son: la llegada de los hijos, una separación/divorcio, problemas relacionados con la vivienda, la enfermedad de un familiar o la vejez de nuestros padres.

La falta de preparación a la hora de administrar la economía personal y familiar tiene consecuencias, en muchos casos graves. No solo dificulta la capacidad de ahorrar lo cual nos hace más vulnerables al sobreendeudamiento, en la mayoría de los casos, las preocupaciones que genera llegar a final de mes, el exceso de deudas y la incertidumbre sobre el futuro, pueden provocar ansiedad, estrés u otro tipo de enfermedades.

Una persona con más deudas de las que es capaz de asumir llega a invertir, en promedio, cinco días del mes pensando cómo resolver su situación financiera, bajado significativamente su desempeño laboral, porque dedican horas productivas a tratar de resolver un rompecabezas, que es el “cómo pagar mis deudas”. Vivir quincena a quincena, mes a mes, esperando a que llegue el pago y destinar ese dinero a cubrir deudas conlleva a un estrés financiero.

Es un hecho comprobado que el desempeño de los trabajadores empeora hasta seis veces cuando tienen problemas económicos. 

Qué genera estrés financiero en tus trabajadores:

  • Falta de educación financiera.
  • Tener una necesidad financiera y no saber cómo resolverla; un ejemplo de ello es que los bancos tienen horarios iguales a las jornadas laborales, lo que hace que los trabajadores duden si solicitar un permiso para acudir a una oficina.
  • Sobre endeudamiento en productos de consumo.
  • Endeudamiento por cubrir gastos corrientes.
  • Deudas con prácticas de cobranza agresiva.
  • Pedirle prestado al empleador o a un compañero de trabajo.
  • Pedirle prestado a un familiar.
  • Cuando familiares cercanos adquieren deudas sin control.

La falta de conocimiento de conceptos financieros básicos, con frecuencia lleva a  las personas a tomar desiciones tan repentinas como lamentables. Entre menos cultura financiera, menos acceso a productos útiles y de calidad. Por esa razón es común encontrar que muchas personas caen en las trampas de las promociones, como por  ejemplo la compra de electrodomésticos en pagos diferidos a largo plazo, que elevan hasta 8 veces el precio del producto, provocando un endeudamiento excesivo, factor clave del estrés financiero.  Cuando el dinero ya no le alcance, lo primero que hará será pedir un aumento de sueldo, si no lo recibe, comienza el descontento y a interrogarse si le conviene quedarse o no dentro de la empresa.

No es responsabilidad directa del empresario el cubrir este tipo de necesidades, pero si es importante que no deje de tomarlas en cuenta. El estrés financiero es una las causas principales de rotación de personal y genera costos adicionales en reclutamiento y capacitación. Adicionalmente, es el causante del 20% del ausentismo laboral por incapacidades debido a la presión psicológica que se transforma en malestares físicos, lo cual se  traduce en una merma en la productividad de la empresa. 

Si deseas comenzar a crear una diferencia en tu empresa, para que tus trabajadores mejoren su desarrollo, calidad de vida y permanencia, debes contar con un plan estratégico que incentive la educación financiera, que les permita aprender como administrar su deudas, sus flujos de dinero, sus incentivos, cómo funciona un crédito o una tasa de interés, el riesgo del sobreendeudamiento y el uso correcto de las tarjetas de crédito

Qué ventajas reporta a las empresas desarrollar programas de educación financiera para sus empleados:

La implantación de programas de educación financiera para prevenir y combatir el “estrés financiero” de los empleados genera una serie de beneficios muy significativos para la empresa:

  • Aumenta la productividad de los trabajadores.
  • Reduce el ausentismo.
  • Reduce los costos económicos para la empresa que provocan la baja de productividad y rotación de empleados.
  • Estimula la atracción y retención del talento.
  • Promueve el compromiso de la empresa con el bienestar emocional de sus empleados, al capacitarles para mejorar la gestión de sus economías personales y familiares
  • Recuerda: Finanzas sanas, relaciones laborales largas.

Según los datos más recientes, un 63% de las empresas norteamericanas ofrecen educación financiera a sus empleados, y aunque nuestro país está muy lejos de estas cifras, las empresas tienen en sus manos la oportunidad de implicarse con el bienestar económico de sus empleados a través de la apuesta por la capacitación financiera. 

Es el momento oportuno para atender este compromiso, e incorporar progresivamente programas de educación financiera en el ámbito de tu empresa.